Los Desperdicios Alimentarios – tirar una caja llena de cereales a la basura cada mes

Hace unos meses, recibimos una nota de prensa sobre los desperdicios generados en el desayuno, quisimos conocer cómo gestiona de forma responsable este tipo de desecho orgánico una empresa dirigida al gran consumo y contactamos con Amparo LobatoResponsable de Comunicación corporativa de Kellogg en EspañaEste año, Amparo cumple 10 años en una empresa centenaria integrada por cerca de 400 personas en España y 30.000 en el mundo, que opera ahora mismo en 180 países.

amparo-lobato-kellogs-espana

La gestión correcta de los desperdicios”, comenta Amparo, “es parte de nuestra responsabilidad social. De hecho, casi todo lo que hacemos, tiene una intencionalidad social de fondo, Kellogg´s ha sido una empresa comprometida siempre. Cuando su fundador, Will Keith Kellogg, inventó los cereales para desayunar, empleó cartón reciclado para envolver el primer paquete de Corn Flakes. Hablo de 1906, que alguien contemplara hace 113 años el concepto del reciclaje dentro de un proceso industrial no era muy habitual”.

Lobato nos cuenta que en la gran crisis del 29, este empresario decidió abrir las fábricas 24 horas para hacer más turnos y poder contratar a más personas. Para poder sacar adelantes proyectos sociales, creó una Fundación que llevaba su nombre y que hoy es la mayor propietaria, de la compañía, con un 28 % de acciones. Funciona de manera independiente de Kellogg´s Company y es la segunda mayor Fundación de Estados Unidos después de la de Bill Gates.

 

“Breakfast for better days”

 

Ese legado de nuestro fundador”, añade Amparo,nos obliga a continuar desarrollando labores sociales. Os pongo un ejemplo, en 2013 lanzamos a nivel mundial la plataforma Breakfast for Better Days que incluye programas para dar desayunos a niños en colegios que incluyen lácteos, tostadas, fiambre y fruta fresca. Nos hemos comprometido a crear tres mil millones de Better Days hasta 2025”.

 

Compromiso de reducción del 15% del desperdicio para 2020

 

En cuanto al compromiso de reducción de desperdicios que asumieron en 2015, tras la Cumbre climática de París, Amparo nos confirma que activaron planes en todas sus fábricas para hacer un consumo sostenible, reducir al máximo el desperdicio de alimentos, y aprovechar toda la materia. “Nos comprometimos a consumir el mínimo posible de recursos naturales para producir nuestros alimentos y aprovechar todo lo que se produce y no se vende donándolo o reciclándolo. Aplicando mejoras en la gestión, hemos logrado reducir más de un 6% el desperdicio alimentario en nuestra planta de producción en España en los últimos dos años”.

 

Viaje al Delta del Ebro

 

Suena un mensaje en su móvil, nos pide disculpas, responde rápidamente y continúa hablando con nosotros. Estoy metida en un chat fantástico en el que se habla de salinidad, de cangrejos rojos y de contraste de temperaturas. ¿Sabíais que todo el arroz que empleamos para suministrar a 27 países europeos se produce en el Delta del Ebro?” Respondo sorprendida que no, y de repente, dejamos atrás los números y los porcentajes y aparecemos en un parque natural cerca de Valls, Tarragona, el lugar en dónde Kellogg´s tiene su segunda planta europea. Y es así en dónde descubrimos de nuevo la faceta medioambiental de esta marca de gran consumo.

En 2012 los responsables de la planta en dónde se cuece, se aplasta y se empaqueta el arroz que se distribuye luego por toda Europa, se reunieron con un pequeño grupo de agricultores para plantearles una propuesta. “Les hablaron de Origins, un programa ambicioso que proponía aplicar las 10 mejores prácticas para lograr tener cosechas rentables manteniendo la calidad, respetando los ciclos y reduciendo los gases de efecto invernadero. Eran 16 y este año el grupo lo integran casi 60 agricultores que comparten en ese chat del que formo parte sus inquietudes diarias” nos cuenta Amparo.

desperdicios-alimentarios-arroz

Para definir esas diez prácticas para mejorar el cultivo del arroz, colaboraron con el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) de Cataluña. Entre las citadas medidas destacan: el análisis de suelo; recomendaciones de fertilización; de siembra; manejo del agua y métodos de identificación y control de malas hierbas, plagas y enfermedades.

Le pedimos a Amparo que nos detalle alguna propuesta respetuosa con el medio ambiente que ofrecen a los arroceros para combatir las plagas y nos concreta dos de ellas: “construir nidos de murciélagos porque son unos grandes consumidores de insectos; o plantar lirios amarillos alrededor de los arrozales, una variedad floral que desarrolla unas complicadas raíces con forma de redes que impiden que los cangrejos rojos penetren en los campos de arroz.

Las medidas medioambientales y sostenibles que aplican en el campo se mantienen cuando llegan a la planta de Valls, adaptándose a la cadena de producción.Logramos reducir”, confirma Amparo en Valls el 6% de desperdicio y si seguimos a este ritmo de aquí a 2020 alcanzaremos el 15% al que nos comprometimos en 2015. El compromiso es a nivel global, y se calcula haciendo medias por toneladas producidas en las 19 plantas que tenemos repartidas en los cinco continentes”.

 

Del campo a la mesa de desayuno

 

“Pensamos que debíamos compartir con nuestros consumidores lo que habíamos aprendido en nuestra planta, al final se trata de poder ahorrar tiempo y dinero. Si almacenas bien, si planificas la producción, si mantienes limpio todo, produces de forma más rentable, y en el caso del consumidor, te ahorras dos cajas al año. Si queremos estar aquí otros 113 años más, tiene que ser así, apostando por el largo plazo, aunque sea menos rentable para nosotros”, resume,

desperdicios-alimentarios-desayuno

Según el estudio Kellogg World Food Waste 2018, aunque el 97% de la población española manifiesta que intenta reducir el desperdicio de comida, un 28% reconoce que desperdicia alimentos de desayuno. El estudio revela que el 22% de los hogares españoles que consumen cereales de desayuno en España acaba tirando una parte a la basura porque se han quedado demasiado blandos o duros en la caja. El 21% de estos hogares dicen tirar una caja llena de cereales cada mes.

Según el informe, las principales causas de los desperdicios alimentarios en los desayunos de los españoles son el exceso, tanto en raciones como en la preparación de alimentos (35%), las prisas (27%) que impiden terminar el desayuno, o bien cuestiones relacionadas con preferencias y gustos (27%), como quitar las cortezas.

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

COCINA FORO 1098 SL 
Calle de O’Donnell, 3, 28009 Madrid
info@cocinafuturo.net
+34 616519434

También puedes caer
en nuestras redes:

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Pinterest