A Dos Metros de Juan Echanove

Puedo contarlo de muchas maneras. Puedo decir que ahora mismo estoy sentada a dos metros de uno de los protagonistas de Desaparecidos, serie policíaca que la plataforma Amazon estrena dentro de dos semanas. También puedo decir que tengo delante al actor que se metió en la piel del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo en La Fiesta del Chivo, obra que se representaba en el teatro Infanta Isabel días antes de que todo se parara. No mentiré si confirmo que estoy con el interprete que ha participado en algunas de las series más exitosas de este país – Cuéntame o Turno de Oficio – . Y muchos sabrán de quien hablo si digo que estamos a punto de entrevistar al hombre que levantó la voz más fuerte cuando hace dos meses el Ministro de Cultura pronunció esa desafortunada cita “primero la vida, después el cine” . Aunque resulte complicado comprenderlo, partes de todos ellos viajan dentro de la persona que tengo enfrente, Juan Echanove.

juan-echanove-madrid

Y sí, es cierto que la pandemia detuvo al mundo, pero no pudo frenar la capacidad creativa de este extraordinario actor de teatro, de cine y de televisión. A pesar de la distancia que siempre ha mantenido con las redes, Echanove se lanzó al ruedo de los directos en Instagram y durante 60 días, ha despertado a las 7 de la mañana a miles de personas con emocionantes historias protagonizadas por técnicos de sonido; fruteros; poetas; iluminadores; escritores; niñas esperando al ratoncito Pérez; actores; cantautores, cocineros, amigos y familiares. Llegaban hasta nosotros a través de su portentosa voz para hacer un poco menos duro este confinamiento, alejando, aunque fuera por momentos, esas cifras terroríficas que cada día nos cortaban la respiración.

Juan es y será siempre nuestra primera entrevista física después de una experiencia que tardaremos en olvidar. Ya sé que seguimos en Fase 1 en Madrid y que todavía no hemos llegado a la cima, pero poder hacer este primer acercamiento a alguien tan valioso y necesario, nos ha hecho volver a sentir algo que casi habíamos olvidado. Y es que estar cerca de Echanove, es lo más parecido a sentir que una vez fuimos libres y que pronto volveremos a serlo.

 

¿Cómo se va a enfrentar Juan Echanove a la nueva normalidad?

 

juan-echanove-madrid

Llevo desde 2008 luchando contra una crisis que dejó a mi sector tiritando. Cuando empezábamos a asomar la cabeza, en 2017, llegó el IVA de Montoro y desde entonces somos enfermos de páncreas irrecuperables. Me ha costado Dios y ayuda llegar hasta aquí y quiero pensar que seguiré haciendo lo mismo que hacía hace tres meses. Básicamente, poner en marcha todos los proyectos en los que estoy involucrado: lograr sacar de gira por España la Fiesta del Chivo; empezar a preparar un nuevo montaje que ha nacido en este confinamiento y canalizar las temporadas de cine y televisión en las que he participado y que se empiezan a emitir ahora.

 

¿Y tu sector?

 

Paradójicamente, en el mundo audiovisual la situación es muy prometedora. A ellos, que la gente se quedara en casa les ha beneficiado. Todas las plataformas: televisiones de pago, grandes grupos mediáticos, operadoras de cable, de distribución y otros formatos vinculados con la creación online, tienen que llenar el fondo de armario que se ha gastado en este confinamiento. En tres meses, el público virtual se ha “comido” todos los catálogos, el consumo de televisión ha sido brutal. Para seguir siendo competitivas, las plataformas que tenían las despensas llenas antes del encierro, tienen que seguir estrenando, así que necesitan poner en marcha nuevas producciones.

 

¿Se dispararán las ofertas de trabajo entonces?

 

 juan-echanove-madrid

Nosotros nos agrupamos en dos bloques interdependientes: el artístico y el técnico. El sector técnico podrá trabajar en varias producciones a la vez si se organiza bien. En el caso del elenco artístico, es diferente. Te pongo un ejemplo, si tu trabajas dos días en la serie El Cid, ya no vuelves a trabajar en esa producción, has hecho tu personaje y después de ti, llamarán a otros actores. En condiciones óptimas, el conjunto de actores que ponen uno a uno los ladrillos de una gran creación, logra rodar entre una y dos sesiones al año.

 

¿Y de que viven?

 

Más bien sobreviven, ¿por qué? te preguntarás, pues porque lo han mamado, porque es una situación que ya han vivido las generaciones que nos preceden. Sabemos esperar a que suene el teléfono porque llevamos toda la vida haciéndolo. Realmente, nosotros somos gente que siempre estamos en el paro y excepcionalmente, a veces trabajamos, unos con una suerte del copón y otros con una mala suerte del copón.

 

Por eso era tan importante que alzarais la voz…

 

juan-echanove-madrid

Defendimos públicamente nuestro sector, pedimos que el Gobierno reconociera que la cultura es un bien de primera necesidad y nos escucharon. Para nosotros es muy importante que se reconociera, eso quiere decir que nosotros estaremos en la mesa de la reconstrucción, porque lo que está claro es que los sectores que no sean considerados de primera necesidad, van a tener que esperar a ver que pasa con los que van delante. Ese reconocimiento está de alguna manera garantizado dentro de la inseguridad y la indefinición que está sintiendo todo el mundo ahora mismo. Imagino que no debe ser fácil poner en marcha todas las medidas para que un país entero arranque. Nosotros solo sabemos que somos sesenta y tantas asociaciones que tienen que ver con el desarrollo de la cultura, cada uno de nuestro padre y de nuestra madre, pero que, en los momentos claves, estamos unidos.

 

¿Cómo hubierais reaccionado si hubieran dicho que sois un sector de bajo valor añadido, precario y temporal?

 

Hubiéramos hecho lo que hacemos siempre, ir a la huelga general. Cuando nosotros tuvimos un desencuentro inicial con nuestro Ministro, como hacer una huelga en un confinamiento era algo complejo, propusimos un apagón cultural y funcionó. La medida provocó mucha indignación en algunos casos y entre todo ese marasmo de opiniones diversas que se generó en las redes sociales, se demostró que la cultura es realmente necesaria. Y eso sucedió gracias a la reflexión de la gente a la que le interesa de verdad. Ya sé que hay muchas personas a las que la reflexión no les interesa, pero a otras sí, y fue esa gente la que logró que nos escucharan.

 

La Constitución defiende el derecho de los ciudadanos a cubrir sus necesidades intelectuales…

 

juan-echanove-madrid

Si, pero hay algo que nunca se llegó a definir, desde la Transición, desde el ejemplar primero de la Constitución creada por los padres de la patria. No se llegó a reconocer a la Cultura como primera necesidad. Y esa es una de las batallas que estamos librando ahora.

 

También estáis reclamando una reducción del IVA

 

Pedimos que bajen el IVA al 4%, no estamos exigiendo que lo eliminen como en Francia, ellos ganaron esta batalla hace tiempo, siempre han defendido que la cultura es un bien de primera necesidad. Si nos bajan el IVA al 4%, no es para que nos vayamos de vacaciones. Lo pedimos porque es una medida que va a beneficiar directamente al espectador y a los que contratan en los Ayuntamientos. Si yo, como Ayuntamiento, te contrato a ti y me puedo ahorrar el IVA de tu cache y el IVA de la taquilla, puedo destinar un 15% más de ingresos del presupuesto para contratar a otras cinco compañías. Con ese ahorro, generamos tejido y todos ganan. Estas son algunas de las medidas que nuestro sector está negociando con las administraciones de Hacienda y de Economía. Hasta que pasó lo que pasó en la pandemia con el apagón, nosotros solo habíamos tenido como interlocutor al Ministerio de Cultura. Es la primera vez que logramos sentarnos con ministros con presupuestos y con capacidades, hablo de Economía y Hacienda y creo que ese es el camino que hay que seguir para alcanzar acuerdos que nos beneficien a todos.

 

¿Qué sientes cuando sales a la calle?

 

 juan-echanove-madrid

Estoy revuelto. Siento que se nos ha caído la mitad de la casa, que una parte está totalmente destruida. Nuestra sociedad ha sufrido una especie de ataque de una bomba de neutrones y los efectos no se ven todavía, pero están allí. Sé la catástrofe que provoca una guerra, no porque la haya vivido, sino porque la he rodado. Cuando construyes un personaje y entras en un plano en donde atraviesas la cámara y te quedas mirando un paisaje de desolación y muerte, eso no te deja indiferente. Esa sensación ha vuelto, y esta vez, desgraciadamente, no la genera una ficción. He visto las calles vacías y el vértigo y ansiedad que provocan a muchos. Ese escenario es en el que vamos a empezar a vivir ahora.

 

¿Muchos se han refugiado en las redes, crees que eso les ayudará?

 

Creo que todos debemos emprender un camino de búsqueda de la verdad desde dentro de uno mismo, analizar exactamente qué queremos y qué necesitamos en la vida. ¿De dónde viene esa necesidad de estar constantemente en contacto con miles de personas y retransmitir nuestras vidas minuto a minuto? Vivimos en una especie de Show de Truman continuo. Y a la vez, en este momento, nuestra intimidad peligra más que nunca, es como una especie en vías de extinción y creo que hay que protegerla por encima de todo. No me muestro ni partidario ni hater de las redes, sencillamente, he decidido apartarme de ellas. No hay que ser muy listo para darse cuenta de que cuanta más presencia tienes en el foco, más te quemas.

 

¿De donde puede venir esa necesidad de sobreexponerse?

 

juan-echanove-madrid

Estamos retransmitiendo nuestra propia vida, estamos dando detalles que no le daríamos nunca a nadie. Solo encuentro una explicación, calmar la soledad, algo que es muy respetable. Pero entonces, voy a ir un poco más allá, ¿cómo podemos calmar la soledad sin necesidad de quemarnos? A través de la cultura, pero no una cultura prêt á porter que se olvida enseguida, no. Yo hablo de la Gran Cultura.

 

¿Qué propones?

 

Te pongo un ejemplo. Como tienes la suerte de que el Museo del Prado forma parte del patrimonio cultural de tu país y de que lo pagas con tus impuestos, aprovecha y disfrútalo. A lo mejor, el viaje turístico que necesita este país es el del reencuentro con su historia, con sus paisajes, con su gastronomía y con sus raíces. A lo mejor lo que más necesitamos es reconstruir los afectos en todas las áreas. Esa reconstrucción con la cultura se lleva mucho mejor porque entre otras cosas, saber es lo único que va a ser gratis a partir de ahora.

 

¿Te preocupa que reduzcan el aforo de los teatros?

 

juan-echanove-madrid

Es una de las cosas que me quita más el sueño en las últimas semanas. No sé que voy a sentir cuando me suba al escenario, para mí es una incógnita. No es que yo no vaya a controlar la emoción. Es que directamente, no sé que va a pasar conmigo, no sé si le voy a seguir encontrando sentido a estar ahí arriba. No sé como voy a encontrar mi sitio en el escenario porque se me han removido muchas cosas, supongo que bien, porque al final soy optimista, pero no sé que va a pasar, para mí va a ser ponerme a prueba.

 

¿Cómo gestionarás ese posible vacío entre butacas?

 

En eso no tengo problemas, yo he trabajado en teatros llenos, medio llenos, vacíos y a reventar. Recuerdo una representación que hicimos en Murcia para un solo espectador. Cuando terminamos, se levantó y en vez de aplaudir dijo: “pues muy bien”, y eso que no era una obra cualquiera, te hablo del Ivanov de Anton Chekhov, con Juan Diego y Emma Cohen, entre otros.

 

¿Os planteáis levantar el telón con la mitad del aforo?

 

juan-echanove-madrid

Los teatros privados arrancarán cuando no haya restricciones de espacio. Los públicos no necesitan esperar, ellos tienen la obligación de arrancar y saldrán de gira con aforos limitados porque tienen cubierto el presupuesto, pero los privados no podemos hacerlo porque no salen los números. Somos una industria muy endeble y no podemos perder lo que no tenemos. No vamos a arrancar hasta septiembre y la reactivación total creo que no llegará hasta enero.

 

¿Qué ves cuando piensas en el sector de la gastronomía?

 

Veo a gente con mucha creatividad que va a ser capaz de gestionar esta crisis. Si el sector estuviera solo en manos de técnicos de cocina, estaríamos hablando de una profesión muerta, pero aquí hay mucho creador, no solo de platos, sino también de procesos industriales y de técnicas. Las últimas generaciones de cocineros de España han inventado una manera de trabajar, no se trata de quitar fases al cohete, son ellos los que lo dirigen, ellos no me preocupan.

 

¿Quién te preocupa entonces?

 

juan-echanove-madrid

Los que están llegando ahora, la gente que ha decidido emprender una vida, un negocio, que tienen solo ilusiones y ninguna certeza. Me preocupa más la gente que empieza que la que está en la cima, hablemos del sector que hablemos. Sobre todo porque no es la última crisis que vamos a vivir, a partir de ahora va a llegar una detrás de otra.

 

Un cocinero infravalorado

 

Manolo de la Osa, un tipo que se ha manejado siempre en un maremoto emocional. Le ha dado a la cocina una dimensión indescriptible. Con Manolo en la cocina pasa como con Jaume Aragal en el mundo de la opera. Para mí ha sido el mejor tenor del siglo XX que ha habido en este país, el mejor y a la vez el más inestable. Era capaz de llenar un concierto y de no acudir en el último momento, o de abandonarlo en la mitad de la sesión. Podía pasar cualquier cosa cuando se subía al escenario, pero cuando cantaba, ay, cuando cantaba…

 

¿Cuándo le conociste?

 

juan-echanove-madrid

En los 90, es uno de los responsables del boom de la gastronomía. Sus sopas de ajo frías y calientes provocaban auténticos movimientos migratorios, todos querían probarlas, recorriendo los kilómetros que hicieran falta. La cocina de Manolo marcó un antes y un después. Le admiro y le tengo muchísimo cariño y creo que es el más soñador de todos los cocineros que he conocido.

 

Echanove, ¿crees que los abrazos están sobrevalorados?

 

Así es, encontraremos nuevos hábitos de conducta, redescubriremos las miradas y seguiremos defendiendo los abrazos y los besos, pero a lo mejor habrá que ser más selectivo. Hay infinitas posibilidades de comunicación para estrechar lazos que van más allá de lo físico, a partir de ahora, debemos de ser más estrictos, porque una cosa está clara, el coronavirus ha ganado.

 

¿Hemos perdido la batalla?

juan-echanove-madrid

Por ahora sí, el bicho ha ganado y ahora nos toca reconstruir nuestro día a día después de una batalla que ha dejado temblando al mundo entero. El virus ha ganado, no por la destrucción económica, que también, sino porque ha puesto de manifiesto que no tenemos nada para defendernos de nada, somos una humanidad indefensa. La nueva normalidad debe de proteger a la humanidad y eso tiene que ver con un nuevo contrato social basado en una nueva relación entre la naturaleza y el hombre que marcará el camino de la recuperación. Lo demás es pan para hoy hambre para mañana, porque evidentemente, van a venir más pandemias.

 

¿Cómo combatiremos el miedo a salir de casa?

 

Saliendo a la calle, dejando las redes y volviendo a la vida real, regresando, en mi caso al teatro. Sé que la ansiedad está esperándonos a muchos y no sé como vamos a superarla. No sé como van a llegar de tocados los actores cuando empecemos a ensayar. No sé como va a verse modificada la rutina de una compañía que hasta ahora siempre hacía lo mismo. Acudíamos todos a una ciudad, nos reuníamos a comer, algunos se echaban una siesta, llegaba la hora de la función en el teatro y luego nos íbamos a cenar fuera para seguir compartiendo. ¿Qué pasará en un gira en la que todo eso se reduce a la mínima expresión?¿Acabaremos comiendo y cenando en la habitación del hotel? Si es así, pienso que me voy a encontrar muy solo fuera de casa y que la gira me va a pesar el doble de lo que ya me pesaba.

 

¿Cómo se vence eso?

 

juan-echanove-madrid

Con comunicación, hablando, calmando la ansiedad en directo, con la gente que tengas más cercana, esa es la red en la que yo quiero estar ahora. No quiero compartir públicamente mis penas ni mi ansiedad, quiero gestionarlas desde lo privado, porque necesito esa privacidad, ahora más que nunca.

 

¿Tu hijo ha escogido un buen momento para ser cocinero?

 

Es la mejor decisión que ha podido tomar. Mi hijo ha encontrado la felicidad en la cocina, más allá de cómo se vaya a ganar la vida, que creo que se la ganara, porque sabe cocinar. El problema que tiene la gastronomía hoy no es que no haya gente que sepa cocinar, sino que más bien faltan espacios escénicos. A mi hijo la cocina le hace feliz y solo por eso, considero que la cocina es un bien de primera necesidad. La alta cocina y los cocineros españoles que llevan años defendiéndola son un bien de primera necesidad porque a mi hijo y a mucha gente como mi hijo, le han dado una razón para vivir. La gastronomía no solo se traduce en números y en PIB, son las emociones que son capaces de provocar estas personas las que tienen un valor incalculable. Por allí es por donde deberíamos empezar a construir la nueva normalidad, defendiendo la importancia que tiene la cocina, la gastronomía y los bares y restaurantes, esos espacios en los que encontramos la calma necesaria para soportar esta vida que hemos creado, de la que todos somos responsables y que unos locos con carnet están intentando reorganizar.

 

¿Los bares y los restaurantes son importantes?

 

Lo son, necesitamos urgentemente recuperar esos espacios escénicos. Piensa una cosa, las relaciones familiares se pueden acabar en el notario y en el juez pero las que se van a emprender, no lo hacen en los notarios sino en los restaurantes y en los bares. Si no tenemos esos espacios escénicos comunes, entonces lo que nos espera es una sociedad fragmentada en lo individual y entonces, estaremos hablando del verdadero Apocalipsis.

… Miro el reloj, llevamos casi dos horas subidos a un escenario improvisado, recorriendo todos los estados anímicos posibles: desde el miedo, el vértigo y la ansiedad, a la defensa absoluta de la intimidad y al calor que solo nos pueden transmitir los que nos rodean. Con gran pesar, apago mi grabadora.

juan-echanove-madrid

Pero no quiero que se baje el telón aún y antes de despedirnos, le pregunto qué les cocinaría a algunos de los protagonistas de sus historias salva-confinamientos. Y vuelve a suceder, sus palabras dibujan a la velocidad de la luz un espacio vacío que poco a poco se va llenando con el arroz con leche que le prepararía a Vera,  la niña que temía que el Ratoncito Pérez no podría viajar hasta su casa por el confinamiento; las patatas revolconas con torreznos que tomaría con la inmensa Concha Velasco desde lo alto de Gredos; la sopa de ajo que degustaría con su madre; el Marmitaco para su hijo que acabaría siendo cocinado por su hijo; el rodaballo de cinco kilos que compartiría con Iván Marín, uno de los mejores técnicos que hay en este país, la pasta con Ricardo Gómez; la perdiz escabechada para Manolo de la Osa y por supuesto, esa paella valenciana para homenajear a la mujer que hace que todo tenga sentido y que siempre aparezca una luz al final del túnel: Cuchita. 

Gracias Juan, por tu generosidad infinita. Gracias Cuchita, por hacer posible este encuentro.

 

¡Nos vemos en los teatros!

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

COCINA FORO 1098 SL 
Calle de O’Donnell, 3, 28009 Madrid
niall@cocinafuturo.net
+34 616519434

También puedes caer
en nuestras redes:

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Pinterest